Construcción de experiencias turísticas

La construcción de formatos turísticos novedosos implica la ruptura con las formas convencionales, buscando nuevas oportunidades.

Construcción de experiencias turísticas

CONSTRUCCIÓN DE EXPERIENCIAS TURÍSTICAS

La creación de productos turísticos potentes y diferenciados es clave para poner un destino en la mente de los posibles visitantes y mejorar su competitividad. 

En los mercados actuales ya no es suficiente un lugar atractivo como elemento de atracción de visitantes, ni siquiera una buena oferta de actividades y servicios en la zona, es clave proporcionarle al visitante un conjunto de elementos cohesionados, tanto tangibles como intangibles, capaces de proporcionarle una experiencia memorable, positiva y digna de ser contada.

CREACIÓN DE PAQUETES DE EXPERIENCIAS

Desde hace ya algunos años vivimos en la era de la experiencia, buscamos visitar lugares que nos permitan sentir emociones y vivir experiencias placenteras y memorables

Para ello es preciso rodear a los recursos turísticos de una serie de elementos que faciliten la inmersión del visitante en una atmósfera diferente que invite a sentir, disfrutar, interactuar, descubrir… con objeto de convertir cualquier viaje en una aventura para el recuerdo.

El nuevo turismo invita a crecer, a evolucionar, a ser mejores gracias a las nuevas vivencias incorporadas en nuestra mochila a raíz de la visita. El lugar, el recurso turístico pasa a un segundo plano y cobra una importancia capital lo que en el acontece. Cambiamos el ¿Dónde? por el ¿Cómo?

CONSTRUIR PRODUCTOS TURÍSTICOS

La construcción de formatos turísticos novedosos implica la ruptura con las formas convencionales, buscando nuevas oportunidades gracias a la creatividad y al profundo conocimiento del territorio y sus peculiaridades.

A la hora de desarrollarlos nos centramos en varias fases que expongo a continuación:

  • Diagnóstico. Análisis de la zona y su idiosincrasia. Inventario sobre sus posibles recursos turísticos: naturales, artificiales, socioculturales, empresariales, humanos… Búsqueda de las mejores prácticas desarrolladas en otros destinos. En este caso sería adecuado hacer un estudio más exhaustivo sobre posibles recursos que poner en valor
  • Generación de ideas: Aportación de nuevas ideas que aporten valor a los recursos actuales o permitan generar otros nuevos.
  • Conceptualización: Valoración y fijación de públicos objetivos concretos. Creación del producto desde el punto de vista de los posibles Clientes.
  • Diseño del producto: Estructuración y cohesión de los distintos elementos tangibles e intangibles que lo componen. Gestión de la experiencia del Cliente.
  • Comercialización: Desarrollo de un plan de acción comercial en el que se definan canales, intermediarios, prescriptores, acciones de comunicación a realizar.
  • Prestación o momento de la verdad: Implementación y puesta en marcha de los procesos necesarios para asegurar la calidad del servicio. En este apartado será vital la preparación y motivación de las personas que proporcionan el servicio. Una buena política de marketing interno contribuye a ello. 
  • Retroalimentación: Control de indicadores que permitan garantizar la calidad del producto y establecer medidas correctoras en caso de que sea necesario.

 

Sé el primero en comentar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*