Los siete conceptos clave de la motivación del personal

Siete conceptos clave para mantener altos niveles de motivación en su personal

Los siete conceptos clave de la motivación del personal

¿Aplicas en tu empresa los siete conceptos clave de la motivación del personal?

Para Edwin Richard Rigsbee, en su libro The Art of Partnering, existen siete conceptos clave que determinan la verdadera capacidad de una organización y sus directivos para mantener altos niveles de motivación en su personal. Esos conceptos, con sus corres-pondientes significados en castellano, son los siguientes:

Participation = Participación

Acceptance =  Aceptación

Recognition =  Reconocimiento

Tell the truth = Decir la verdad

Net-of-safety = Sentido de seguridad

Enthusiasm =  Entusiasmo

Renewal =  Renovación

Incluimos la versión en inglés ya que, como se puede ver, en el esquema de Rigsbee las iniciales de los siete conceptos componen la palabra PARTNER, que, como es sabido, en castellano significa socio, asociado, compañero.

 

El modelo de Rigsbee

El sentido profundo que se debe interpretar en el modelo de Rigsbee es el siguiente:

Considerar a cada miembro del personal no como un “dependiente”, “subalterno” o “subordinado”, sino como un “socio”, de igual a igual, un “asociado” de la organización en los esfuerzos que se realizan para alcanzar objetivos que deben ser comunes a todos: la empresa y el personal.

Con este idea central en mente (una relación paritaria empresa-personal), veamos los siete elementos clave en la conceptualización de Rigsbee.

 

Los siete elementos

PARTICIPACIÓN. Toda empresa necesita que su personal no sólo trabaje, sino que participe y se involucre voluntariamente en el logro de sus grandes objetivos. Para lograrlo, la dirección de la organización debe abrir las puertas de la participación. Ello implica estimular y, especialmente, permitir al personal que ponga en práctica sus habilidades y cualidades con el fin de evitar que se atrofien. Las actitudes del personal que se deben premiar son: capacidad para asumir riesgos controlados, cooperación, apoyo a los demás empleados, innovación, valor añadido y aceptación de desafíos.

ACEPTACIÓN. Acepta a tu personal como personas integrales que son, con todas sus potencialidades; no te limites a verlo como un conjunto de eternos aprendices.

RECONOCIMIENTO. “Las actividades que reconoces, premias y elogias son las que tienden a repetirse con mayor frecuencia”, dice Rigsbee. Selecciona muy bien las cosas que premias porque ellas son las que establecen los valores de la cultura de su empresa.

DECIR LA VERDAD. Informa al personal de lo que está sucediendo real y efectivamente en la empresa. Es la única forma de lograr una real y profunda implicación del personal. A nadie a quien se le haya ocultado información se le puede pedir responsabilidad; nadie a quien se le haya dado la información puede eludir su responsabilidad.

SENTIDO DE SEGURIDAD. Los empleados deben saber que el hecho de que eventualmente se equivoquen no implica el despido o que se les coloque en la “lista negra”. En caso contrario, el miedo paralizará toda su capacidad de iniciativa y creatividad.

ENTUSIASMO. Muestra abiertamente tu entusiasmo hacia los empleados y tu crecimiento personal. Muestra entusiasmo hacia las cosas buenas que hacen. No las silencies. Expresa tu entusiasmo públicamente.

RENOVACIÓN. Tu compromiso con los seis conceptos anteriores debe ser renovado y llevado a cabo diariamente. “Los empleados observan más lo que haces que lo que dices”, concluye Rigsbee.

 

Considerando los conceptos que hemos visto, evalúa la situación de la empresa y qué se podría hacer al respecto.

Sé el primero en comentar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*