¿Realiza usted correctamente las Funciones de «project manager»?

Antes o después, a todo nivel de mando de una empresa le corresponde realizar el desarrollo e implantación de un proyecto específico. Esta figura, conocida como “project manager” (en inglés), es también conocida en castellano como “líder del proyecto”, “coordinador del proyecto” o “gerente del proyecto”. Como el término en inglés es de uso extendido, incluso en los países hispano-hablantes, utilizaremos esa denominación.

En esencia, el project manager es el responsable de asegurar el éxito integral del proyecto, en todas sus partes y facetas. Para estos fines, el Project manager debe garantizar la eficacia de su gestión en una serie de áreas que son claves para, a su vez, asegurar, el desarrollo e implantación del proyecto a él o ella encomendado de la mejor forma posible, en términos de resultados, costes, tiempo, etcétera.

¿Cómo garantizar que se cubren todas las áreas necesarias? He aquí un esquema de verificación que le puede ser útil para esos fines:

Verificación
1 Definición de cómo se pueden alcanzar de la mejor forma posible los objetivos previstos del proyecto.
2 Elaborar una explicación lógica y racional que justifique la implantación de la idea.
3 Desarrollar el plan de implantación del proyecto, incluidos los aspectos financieros, de tiempo y los recursos requeridos.
4 Establecer los criterios que se aplicarán para medir y evaluar los avances y desarrollo del proyecto
5 Estructurar el equipo de trabajo del proyecto que garantice la eficaz cobertura de todos los diferentes aspectos del proyecto.
6 Asegurarse que cada miembro del equipo de trabajo recibe las informaciones necesarias para realizar de la mejor forma posible su trabajo.
7 Controlar y evaluar los avances del proyecto.
8 Verificar y aprobar todos los cambios que se realicen en la planificación del proyecto.
9 Evaluar el impacto que tendrán los cambios que se introduzcan en la planificación del proyecto, en términos de tiempo y recursos.
10 Suministrar información regular sobre los avances del proyecto a todas las áreas y personas que corresponda dentro de la empresa.
11 Prever los riesgos que puede enfrentar la ejecución e implantación del proyecto y la forma de minimizarlos o neutralizarlos.
12 Entregar el proyecto final en el tiempo y los niveles de calidad acordados inicialmente.

Como es lógico, cada una de esas fases se subdivide, a su vez, en innumerables tareas y responsabilidades, cuya descripción responderá de forma específica a la naturaleza del proyecto y a las características y condiciones particulares de la empresa.