Un nuevo juego

EL MUNDO QUE NOS ENCONTRAREMOS ALLÍ AFUERA.

Tras los atentados del 11 de Septiembre en Estados Unidos, el ejército americano, más concretamente la US War Army College, reflexionó sobre los errores cometidos al no ser capaz de detectar los ataques perpetrados por Al-Qaeda. Una de las conclusiones a las que llegó fue que no había sido eficiente para preparar a su gente para el nuevo mundo que se venía encima. A esa nueva coyuntura que estaba por llegar la denominaron VUCA (en inglés Volatility, Uncertainty, Complexity, Ambiguity) siglas, como he planteado, de un escenario volátil, incierto, complejo y ambiguo.

Siguiendo las líneas anteriores, estaba claro que vivíamos en tiempos de cambio continuo y que nos enfrentábamos a un futuro volátil, incierto, complejo y ambiguo. Un devenir plagado de lo que, el ensayista libanés nacionalizado estadounidense, Nassim Taleb denominó “Cisnes negros”, sucesos raros con un alto impacto sobre los que, a posteriori, inventamos explicaciones erróneas para hacerlos previsibles y explicables. A pesar de que puede ser alta la dificultad de adelantarnos a ellos,  si que es fundamental que aprendamos a mitigar su impacto, adoptando las medidas de prevención necesarias y comprendiendo el contexto global en el que nos desenvolvemos. Una vez me dijeron, espera siempre lo mejor pero prepárate para lo peor.

UN NUEVO MUNDO

Es indudable que esta pandemia cambiara el mundo y la forma que tenemos de relacionarnos con él, modificará hábitos y esquilmará libertades individuales en aras de la protección del grupo. La clave, ya no residirá en conocer repuestas certeras sino en hacernos las preguntas adecuadas que permitan adelantarnos a esos hipotéticos escenarios futuros.

En los estados y organizaciones se deberán implantar, frente a los comités de crisis, lo que denomino comités proyectivos, equipos multidisciplinares encargados de trabajar con contextos imaginarios, pero probables, y sucesos posibles, para establecer mecanismos de prevención y actuación. También creo que es preciso comenzar a hacer una profunda reflexión sobre las decisiones tomadas y las consecuencias de nuestras formas de proceder, no sólo en los momentos actuales, con el objetivo de intentar entender el  nuevo mundo que nos encontraremos cuando finalice esta pesadilla.

Resulta descorazonador ver la conferencia de Bill Gates, dictada en el año 2015, en la que auguraba las consecuencias de una nueva pandemia y hablaba de herramientas para combatirla. En la línea del fundador de Microsoft, se requieren organismos interestatales capaces de coordinar con eficiencia una respuesta global ante este tipo de situaciones. Ya que, otro de los problemas que nos dejará esta crisis es la falta de organización, a la hora de afrontar un evento de esta magnitud, y la carencia de liderazgos a nivel mundial.

UN HALO DE ESPERANZA

Por el contrario, y afortunadamente, es positivo observar como emergen los Impulsores, personas que deciden pasar a la acción  y ponerse a trabajar, aportar lo que pueden con sus medios disponibles con objeto de paliar la grave coyuntura. Se trata de individuos que hacen lo que creen y creen en lo que hacen, que están prestando una ayuda esencial a otros. Porque no nos olvidemos, la clave siempre reside en las personas, en el interior de cada uno de nosotros cuando decidimos sumar y ser mejores. Entonces, damos sin esperar recibir y comenzamos a pensar en los demás, poniéndonos a su disposición para trabajar juntos y construir un futuro más amable.

En esta línea, afloran las historias de solidaridad y cooperación, de particulares y empresarios que ponen sus recursos al servicio de la comunidad. La predisposición a colaborar, a comprender que la vida no debe ser un juego de suma cero que para que unos ganen otros deben perder, se torna como uno de los aspectos esenciales que nos deben ayudar a minimizar las consecuencias de la post crisis.

Por tanto, ante esta nueva coyuntura, se requieren instituciones que apuesten por una forma distinta de hacer las cosas. Organizaciones flexibles, menos estructuradas. Compañías más trasparentes que buscan trascender más allá del mero resultado económico que, como hemos visto, es condición necesaria pero no suficiente. Personas que, con su ejemplo y actitud, hacen sentir mejor a aquellos que les rodean, los impulsan y dan lo mejor de sí mismos.

Esta vez, no van a cambiar las reglas del juego, ahora lo que se modifica es el juego completo, con nuevo tablero, fichas renovadas, otras cartas y una mayor influencia de los dados y por lo tanto del azar. Dicen que uno sólo se transforma por sabiduría o por sufrimiento, teniendo en cuenta que sabios hay muy pocos, esperemos que los hechos acaecidos en estos tiempos nos ayuden a cambiar y ser mejores.

Artículo publicado en Heraldo de Aragón

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*